La llamada de Chicago: AgenTETs del caos

Kenneth Hite. Kenneth es autor de los juegos de rol La caída de Delta Green, El rastro de Cthulhu y Agentes de la noche y vive en Chicago.

“Romper el cielo, sacudir la tierra”.

— Mensaje codificado norvietnamita que dio inicio a la Ofensiva del Tet.

Hace ya 50 años, el Viet Cong puso toda la carne en el asador y lanzó la “Ofensiva del Tet” contra Saigón, Hué, Da Nang, Nha Trang, Pleiku, todas las capitales de provincia (36 ciudades) y las principales bases militares de los Estados Unidos en Vietnam del Sur. Entre el 30 de enero y el 10 de febrero de 1968 (cuando un grupo de rezagados del Viet Cong atacó Bac Lieu en el delta del Mekong), unos 50.000 miembros del Viet Cong, respaldados por cerca de 35.000 soldados regulares del Ejército de Vietnam del Norte, lanzaron una oleada de operaciones que iban desde simples ataques con cohetes y morteros en 64 capitales de distrito y sus respectivos aeródromos, hasta ataques suicidas contra la embajada de los Estados Unidos en Saigón y el inicio de una guerrilla urbana en toda regla en un intento de hacerse con el control y llevar la revolución a Hué, la antigua capital imperial.

En la mayoría de los lugares y en la mayor parte de los casos, las fuerzas del Ejército de la República de Vietnam (Vietnam del Sur) acabaron por ahuyentar o eliminar a los atacantes comunistas, dada la escasa capacidad de coordinación del Viet Cong, que extendió tanto el alcance de sus ataques que las reservas móviles del enemigo fueron capaces de hacer fracasar la mayoría de las operaciones. Pese a todo, la vacilante reticencia del general estadounidense Westmoreland, que de alguna manera se convenció a sí mismo de que toda esta ofensiva a escala nacional era una maniobra destinada a desviar a las fuerzas estadounidenses concentradas en el asedio que sufría Khe Sanh, casi les dio a los comunistas una superioridad táctica, al tiempo que el completo fracaso de las inteligencias estadounidense y survietnamita para predecir los ataques les daba a las fuerzas comunistas otra ventaja: el factor sorpresa.

Sin embargo, ni siquiera el error del general Westmoreland pudo cambiar la correlación objetiva de fuerzas. Los refuerzos norteamericanos recuperaron las ciudades y consiguieron expulsar al Viet Cong del centro de Saigón durante el amanecer del 1 de febrero. Los combates continuaron en otros lugares: en Dalat hasta el 15 de febrero, en Kon Tum, Buôn Ma Thuột, Phan Thiết, Cần Thơ y Bến Tre hasta finales de mes, en Cholon, el barrio chino de Saigón, hasta el 7 de marzo, y por supuesto en la propia Hué, donde los cuadros comunistas habían formado un comité revolucionario y habían comenzado a ejecutar a los enemigos de clase (a entre 2.800 y 5.000 de dichos enemigos) al tiempo que la artillería y las bombas americanas reducían lentamente la “Ciudad perfume” a un montón de escombros cubiertos de cadáveres. El Ejército de la República de Vietnam y el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos finalmente despejaron Hué de las últimas fuerzas comunistas el 2 de marzo de 1968.

Al final de la ofensiva, el Viet Cong había perdido hasta un tercio de sus fuerzas de combate, lo que permitió a Hanoi ocupar el vacío que dejaban con efectivos del Ejército de Vietnam del Norte y arrebatar el control de la insurgencia de las manos de los líderes locales. Pero la Ofensiva del Tet también socavó casi tan gravemente la intervención americana en Vietnam: los poderes fácticos en Washington DC comenzaron a buscar posibles salidas para todo aquello y nadie quiso que se concediera a Westmoreland el refuerzo de soldados que pedía a gritos. Los medios de comunicación norteamericanos, personificados especialmente por el periodista y presentador de TV Walter Cronkite, constataron que la Ofensiva del Tet había puesto de manifiesto que la guerra estaba estancada y era imposible de ganar. El presidente Johnson renunció a intentar la reelección debido a la manera en que había liderado al país durante esta guerra a la que se había visto arrastrado y el público americano finalmente no vio razón alguna para discrepar con ninguno de ellos.

Operación BICHO RARO

La Ofensiva del Tet pilló por sorpresa a DELTA GREEN, exactamente igual que al resto de la comunidad norteamericana de inteligencia y seguridad. Los agentes y equipos de DELTA GREEN sobre el terreno responden a los ataques el 30 o el 31 de enero, son capaces de repelerlos y regresan a los cuarteles donde se encuentran un mensaje: “En honor al Año Nuevo, únanse a nosotros en un día en las carreras”. En otras palabras, DELTA GREEN decide usar la cobertura de Tet para lanzar tantas operaciones como pueden durante la primera semana de febrero aprovechando el caos en que está sumido el país: cualquier operación que hubieran dudado en acometer, cualquier saqueo, incendio provocado, etc. puede llevarse a cabo en este momento de manera que pase desapercibido durante la ofensiva del Viet Cong. Toda operación del programa que estuviera aún en sus fases de estudio y planificación en las oficinas de DELTA GREEN en Vietnam del Sur recibe la debida aprobación y “vía libre” para dar la bienvenida al Año del Mono de esta manera.

Durante esta Operación BICHO RARO a escala nacional en todo Vietnam, los diferentes equipos de agentes DELTA GREEN podían lanzar sus propias operaciones, por muy descabelladas o a medio planificar que estuvieran, como por ejemplo dar seguimiento a estas pistas, por peregrinas que fueran:

La policía militar sudvietnamita y norteamericana estacionada en la ciudad turística de Da Lat, en la Región del Altiplano Central, informa de que el Viet Cong parece tener un especial interés, hasta el punto del fanatismo, por hacerse con el control del Instituto Pasteur de dicha localidad, fundado por el bacteriólogo Alexandre Yersin en 1936. DELTA GREEN ha concluido que Yersin descubrió la antinatural fiebre negra de origen extraterrestre a partir de sus investigaciones en la Argelia francesa y posiblemente incluso la cultivó durante sus investigaciones sobre la plaga de la década de 1890 que coincidió con un brote de fiebre negra en San Francisco. Desafortunadamente, el mismo contacto en el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades ​que les había facilitado esta información también se la proporcionó al MJ-8. Un agente de MAJESTIC (del MJ-10) también está sobre el caso, dado que la fiebre negra probablemente puede infectar y hacer enfermar a los Grises. La misión de los agentes es encontrar ese frasco entre los millones de otros frascos almacenados en el Instituto Pasteur de Da Lat y quemarlo para deshacerse de él.

La secta Kuen-Yuin se dedica al contrabando de armas, medicamentos de naturaleza extremadamente dudosa y propaganda tanto para Mao como para Tsan-Chan desde dentro y fuera de Cholon, como parte de los activos maoístas en la ciudad. Dedica el resto de sus esfuerzos a cartografiar los nexos geománticos de Saigón a partir de la piedra xin de dicha ciudad como foco y lente. Dicha piedra xin es la piedra fundacional de un embarcadero y su campo de energía xin se carga intensamente durante la crueldad, la barbarie y el sufrimiento de esta campaña.

El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos se hace con el control del Museo Khai Dinh de Hué el 5 de febrero. Poco antes de esa fecha, DELTA GREEN despliega un equipo en Hué con la misión de hacerse con todos los artefactos, arte y registros arqueológicos Cham del museo para su análisis por parte de ARCHINT en el marco del programa. Mientras están allí, deben permanecer atentos a cualquier indicio de culto a Cthulhu u otra actividad antinatural actual o pasada. Por supuesto, antes tendrán que expulsar a los miembros del Viet Cong que actualmente ocupan el museo. El programa lleva a cabo acciones similares en el Museo Henri Parmentier en Da Nang y en el Museo Blanchard de Brosse en Saigón, así como en las oficinas de Saigón de la École Francaise d’Extréme Orient en la calle Hai Ba Trung, justo al lado de la Embajada francesa.

Aprovechando el reciente despliegue de la guarnición del Ejército de la República de Vietnam en Saigón, un oscuro equipo procedente de la localidad de Dao Sâm, junto con combatientes del Viet Cong, ha tomado el control del sitio arqueológico de Óc Eo, en el Delta del Mekong. Óc Eo era un puerto importante en el siglo VI d.C. para el imperio de Funan, que se extendía por las regiones selváticas de Camboya. El equipo de Dao Sâm busca despertar a algún escalofriante nadador que su señor Angka, el Buda Negro, se digne enviar para vigilar el acceso a su imperio desde el mundo exterior. El programa busca información sobre las prácticas de este grupo de Dao Sâm e información sobre sus previsibles conexiones y operaciones en algún recóndito rincón de Camboya.