El inicio de la plaga

Yharnam siempre ha sido ampliamente conocida por lo avanzado de las prácticas curativas y terapéuticas que se podían encontrar allí, dando lugar a que muchas personas acudieran a la ciudad para curarse. Sin embargo, se ha iniciado una plaga y, por mucho que lo intenten, los curanderos parecen incapaces de contenerla. De manera que ahora, en lugar de ser sinónimo de curación, Yharnam es conocida por sus peligros. Han venido Cazadores de todas partes a la ciudad tratando de averiguar lo que ha sucedido e intentando poner fin a esta terrible enfermedad. Pero muchos se han infectado, y cada día sucumben más. Estos Cazadores tendrán que trabajar rápido y, por supuesto, deben tener cuidado de no verse superados por los monstruos que deambulan por las calles oscuras. La Luna de sangre se alza en el cielo y el tiempo corre en contra de los Cazadores.

¿Serán capaces de detener esta maldición y devolver a la ciudad a su natural estado de normalidad y alegría? Ahí es donde entras tú, en el papel de un Cazador en Bloodborne: El juego de mesa.

En Bloodborne: El juego de mesa, los jugadores asumen el papel de Cazadores que llegan a Yharnam para intentar detener la malvada plaga que se está extendiendo entre la población. Para ello tendrán que explorar la ciudad, completar misiones y luchar contra temibles monstruos, todo ello antes de que se les acabe el tiempo y sea demasiado tarde. Cada Cazador está equipado con su propia Arma con truco. Estas son las armas que los Cazadores usarán a lo largo de la partida. Cada una es diferente, con propiedades especiales que se activan cuando son usadas. Todas estas armas además tienen doble cara, lo que ofrece aún más posibilidades a los jugadores a medida que se van familiarizando con el juego. Si un estilo de su arma no funciona para una tarea en concreto, tal vez el otro sí.

El poder de estas armas reside en un mazo de cartas y cada jugador tiene el suyo. Estos mazos de 12 cartas representan las habilidades del jugador. Algunas están orientadas a la fuerza. Otras están orientadas a la velocidad. Otras están orientadas a la resistencia. Los jugadores tienen que ir colocando estas cartas en su tablero de Arma en el espacio correspondiente cuando quieran hacer un ataque, potenciando de esa manera unos u otros valores del arma según prefieran. Puede que quieran hacer un ataque más fuerte a una velocidad menor o buscar un ataque rápido que les cure el daño causado o cualquier otra de las posibles combinaciones. Los monstruos responderán con su propio conjunto de cartas revelando la carta superior del correspondiente mazo para determinar qué tipo de ataque y defensa utilizan para el combate.

El poder de estas armas reside en un mazo de cartas y cada jugador tiene el suyo. Estos mazos de 12 cartas representan las habilidades del jugador. Algunas están orientadas a la fuerza. Otras están orientadas a la velocidad. Otras están orientadas a la resistencia. Los jugadores tienen que ir colocando estas cartas en su tablero de Arma en el espacio correspondiente cuando quieran hacer un ataque, potenciando de esa manera unos u otros valores del arma según prefieran. Puede que quieran hacer un ataque más fuerte a una velocidad menor o buscar un ataque rápido que les cure el daño causado o cualquier otra de las posibles combinaciones. Los monstruos responderán con su propio conjunto de cartas revelando la carta superior del correspondiente mazo para determinar qué tipo de ataque y defensa utilizan para el combate.

Pero no se trata de una búsqueda a lo loco. Las cartas de Misión detallan los objetivos que los jugadores deben superar para ganar. Estos también variarán de una a otra partida, de modo que hay distintas condiciones para alcanzar el éxito en cada caso. Los Cazadores pueden tener que derrotar a un cierto número de monstruos, encontrar una serie de fichas o viajar a ciertos lugares del Mapa. Muchas de las misiones tienen diferentes condiciones en las que pueden llevarse a cabo y cada una de estas diferentes maneras de ser completadas aportan diferentes recompensas.

El tiempo tampoco juega a favor del Cazador. Con cada ronda, el marcador de Cacería sigue avanzando. Los Cazadores solo tienen un número determinado de turnos antes de que sea demasiado tarde y la Luna de sangre se haya levantado del todo. Pero incluso antes de ese momento final, el tablero se reiniciará varias veces durante la partida. Los monstruos volverán a aparecer o recuperarán su salud, lo que significa que los jugadores no pueden perder el tiempo tratando de completar las misiones. Tienen que darse prisa si quieren salvar la ciudad.

Bloodborne: El juego de mesa pondrá a prueba el temple de los jugadores, haciendo que tengan que tomar decisiones difíciles si quieren completar sus misiones. Pero todo depende de ellos. Los diseñadores han hecho un esfuerzo por prescindir en el juego de aspectos que obedezcan al azar, haciendo que los jugadores ganen o pierdan dependiendo sobre todo de su habilidad y no de una simple tirada de dado. ¿Serán capaces de salvar la ciudad de Yharnam o la plaga consumirá todo a su paso?