Rajar y saquear, todo es empezar

Baja al Dungeon. Mata todo lo que encuentres. Apuñala a tus amigos y quédate con sus cosas. Toma el tesoro y corre.  Esto resume la filosofía de Munchkin y de cualquier de sus expansiones y variantes.

Este juego completo captura la esencia de la “Experiencia Dungeon” sin todas esas idioteces del rol. Todo lo que tienes que hacer es matar monstruos y coger objetos mágicos. ¡Cuanto más espantosamente locos y ridículos mejor!, ¡cuanto más criminales y asesinos mucho mejor! ¿Pues que es de un Munchkin sin poder masacrar a sus antiguos amigos?

Munchkin 6: Mazmorras Majaretas, Munchkin 6.5: Tumbas Terroríficas comparten toda una profunda reflexión vital con el resto de los Munchkin de la colección: haz lo que te venga en gana, deja a tus amigos en la estacada, róbales hasta los calcetines y no mires atrás. ¿No es absolutamente maravilloso?

Sus cualidades pedagógicas son multitud pues enseñan el valor de la desconfianza, el egoismo, la falta de compañerismo, la racanería más extrema y, por último, el uso de la crueldad apuñalativa. ¿Qué padres o profesores no querrían enseñar estos valores a los más pequeños? ¡Todos y cada uno de ellos extraordinariamente útiles!

Si no tienes suficiente con amargar el futuro de tus hijos también puedes cortar los lazos con los pocos amigos que te queden invitándolos a jugar a Munchkin y comportándote como un auténtico bastardo maligno. ¡Viva la libertad!, ¡abajo con lo convencional! Y si no captan las indirectas ponles refrescos sin gas, ganchitos pasados y actúa de la manera más condescendiente posible.

Con un poco de suerte uno de tus antiguos amigos sentirá brotar en su pecho la semilla del rencor y ¡habrá nacido otro maravilloso Munchkin! Nada, ahora en serio, corre a tu tienda favorita y reserva cualquiera de las otros maravillosos productos de la colección. No faltes que pasamos lista.