Al principio todo era caos

Nunca estuvo claro qué provocó la infección pero, aparentemente de la nada, los muertos se estaban levantando de la tumba, la morgue y las calles para caminar de nuevo entre los vivos. Sin embargo, ya no eran los mismos. Se habían convertido en extrañas criaturas cuyo único propósito es saciar sus ansias de carne humana. Los supervivientes no hemos tenido más remedio que entendernos, agarrar el objeto que tengamos más a mano e intentar luchar por nuestras vidas…

Este es el punto de partida de Zombicide, una de las sagas más épicas y longevas de la historia de los juegos de mesa. Tras innumerables batallas por la supervivencia, secuelas, expansiones y campañas hoy queremos echar la vista atrás a la historia de la franquicia que lo cambió todo.

Zombicide se publicó por primera vez en 2012. Ambientado en nuestros días, presentaba a los primeros supervivientes. Como Wanda, una camarera con patines de motosierra. O Phil, un policía de pueblo que trata por todos los medios de reencontrarse con su familia. Amy, Doug… Todos ellos, trabajando juntos, se van abriendo paso escenario tras escenario entre las distintas clases de zombis, que también hacían su aparición por primera vez. Los caminantes son los más comunes, aquellos que andan torpemente hacia adelante pensando solo en su deseo de carne. Los caminantes son fáciles de matar pero, a cambio, son muchos. Si un grupo de ellos te acorrala, pocas son las posibilidades que tienes de salir vivo.

Los gordos, en cambio, son muy duros. Hinchado, grande y desagradable. Un zombi gordo solo puede ser derribado por determinadas armas poco comunes. Puedes intentar atacarle con otra cosa, pero se va a reír en tu cara sin apenas un rasguño. Y eso que no tiene mandíbula. Y si los zombis gorditos son muy lentos, en el otro extremo encontramos a los corredores moviéndose a una velocidad frenética imposible para el resto de no muertos. Y difícil de enfrentar para los propios supervivientes, que a duras penas pueden deshacerse de ellos. Pero, por encima de todos ellos, la primera temporada de Zombicide presentaba a la abominación. Un monstruo mutante que apenas guarda parecido con el ser humano que debió ser una vez. Muy difíciles de matar a menos que tengas a mano, por ejemplo, un cóctel molotov.

Todos estos elementos fueron la clave del éxito de Zombicide, que al año siguiente tuvo continuación. Zombicide: Prison Outbreak traslada la acción de las calles de la ciudad al claustrofóbico espacio de una prisión. Con seis nuevos supervivientes que luchan por mantener su lugar de confinamiento libre de zombis. Pero, por encima de todo, una nueva raza de muertos vivientes se presenta. Los berseker son inmunes a los ataques a distancia, de modo que con ellos solo es efectivo el combate cuerpo a cuerpo. Valiéndote de escudos antidisturbios y sierras tendrás que acercarte a los putrefactos cuerpos de los infectados y eliminarles. Este segundo juego contiene diez misiones nuevas que ponen a prueba la resistencia de unos supervivientes que al final del camino se preguntan qué quedará del mundo después de los zombis y si ellos vivirán para comprobarlo.

En medio de esta complicada situación llegó Zombicide: Rue Morgue, el tercer juego, publicado en 2015. El apocalipsis zombi lleva mucho tiempo en pleno apogeo y eso ha convertido la ciudad en un conjunto de calles abandonadas, sombras y desesperación. El hospital es de los pocos edificios que permanecen prácticamente intactos, y uno de los más peligrosos. Los recursos son limitados, de modo que os dividís en equipos y lucháis por los suministros contra el resto de jugadores. Por primera vez en la saga tienes la oportunidad de velar por tus propios intereses y no siempre tener que sacrificarte por el bien común. Como miran por ellos mismos los zombis descarnados, una nueva raza de infectados más peligrosa y más sedienta de sangre. La peor horda a la que te hayas enfrentado. La tercera temporada de Zombicide es, por tanto, la más grandiosa de las publicadas hasta entonces. Gigantescos mapas y 14 escenarios desafiantes.

Zombicide está lleno de aventuras increíbles, decisiones difíciles y gran cantidad de acción. Expansiones, como Toxic City Mall, que confirma aquello que saben los fanáticos de George A. Romero: que ningún levantamiento zombi está completo sin un viaje al centro comercial. O la expansión Angry Neighbours, que añade personajes secundarios a la acción… y mucho más. Pero esto es solo la primera parte del repaso que haremos por el enorme universo de la mayor saga zombi de los juegos de mesa. En la segunda parte continuamos nuestro viaje desde 2015 hasta la actualidad, con las últimas novedades que nos llevan desde la época moderna a otros tiempos. Mantente informado de todas nuestras novedades en nuestra sección En Desarrollo y permanece atento porque muy pronto volvemos con el repaso a la historia de Zombicide.